Artículo: 4 consejos para comprar un departamento durante la pandemia

/blog/Noticias
2020-10-16

Como casi todas las industrias, la inmobiliaria también se vio obligada a adaptarse a las circunstancias de la pandemia. Y tuvo que volcarse a lo digital. “Hoy las inmobiliarias han implementado tours virtuales de los departamentos o casas, asesoría digital a distancia, videoconferencias y sistemas de pagos que permiten que un evento como este sea más accesible para todos”, explica Alberto Vilaplana, presidente del Comité Inmobiliario de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y director de Week Inmobiliario, un evento virtual que, entre el 1 y el 7 de octubre, reunirá a cientos de proyectos y ofertas de viviendas.

Seguramente lo que inmoviliza a muchos a comprar es no saber cómo actuar en estas condiciones, además de la incertidumbre que provoca la pandemia, que como se ve con los rebrotes europeos, no tiene para cuando amainar. Vilaplana, por el contrario, piensa que este es un gran momento para comprar un departamento.

“Todos están más necesitados que nunca en vender: los bancos tienen que dar créditos y por supuesto las inmobiliarias, que por muchos meses paralizaron sus proyectos”, dice. Por eso hoy es más fácil conseguir descuentos o facilidades de pago que el año pasado, cuando habían muchos compradores y los proyectos vendían todo.

Eso sí, según el Informe de Viviendas de Portal Inmobiliario, correspondiente al segundo trimestre de 2020 en la Región Metropolitana, los precios de departamentos en venta no han bajado durante la crisis sanitaria; de hecho, han subido: aumentaron en 4,7%, aunque menos que el 2019.

“Los precios no han bajado porque las inmobiliarias y los bancos están bien parados”, responde el hombre de la CChC. “Nadie ha tenido que salir a liquidar”. Pero de todas formas recomienda, para quienes ya tenían su decisión de compra hecha, aprovechar las oportunidades que hoy se presentan y que no existían hasta hace poco.

Visitar por internet
“Hoy, todos los trámites y dudas que solo se podían resolver con una visita a la sala de ventas, se pueden resolver desde la comodidad de tu casa”, dice Vilaplana. En vez de gastar varios fines de semana yendo edificio por edificio, ahora en un par de tardes de tour virtual uno puede obtener la misma información, lo que en el rubro llaman “el programa” de la propiedad. Es decir, su metraje, ubicación, accesos, servicios, equipamiento, gastos comunes y seguridad, entre otros.

Teniendo varias opciones en carpeta, se pueden descartar opciones hasta tener las más interesantes y recién ahí visitar. “Así uno se ahorra salidas y se mantiene más seguro”, agrega.

El pie en buen pie
Lo que más cuesta es ahorrar para el pie, que suele ser el 20% del valor de la propiedad. Eso lo saben las inmobiliarias, por lo que hoy están presentando fórmulas para facilitar su pago. Algunas ofrecen préstamos, que se pueden pagar en 12 cuotas sin interés o incluso en 36 con tasas convenientes, menores al 1% mensual. “Esos son niveles espectaculares, que antes no existían”, dice Vilaplana.

Aprovechar los seguros
Como decíamos, la incertidumbre frena a muchos de comprar. Puede que tengan el dinero, pero la posibilidad de perder el trabajo, o reducir los ingresos si la crisis se alarga, inseguriza a cualquiera ante una gran inversión como esta. “Muchas inmobiliarias tienen seguros para atraer a estos clientes indecisos”, explica. “Hay algunos en los que, si el cliente pierde el empleo en un año, se le asegura la devolución completa del dinero y se anula el negocio. Otras tienen mecanismos para flexibilizar los pagos en caso de una eventualidad negativa como esa”.

Sigue siendo una buena inversión
A mediados del año pasado, dice Vilaplana, la mitad de las ventas inmobiliarias fue realizada por inversionistas, personas que buscaban un departamento no para vivir en él sino como una fuente de rentabilidad futura. Algo que, según datos del Portal Inmobiliario, ha bajado desde 2019: la rentabilidad bruta anual en departamentos cayó del 5,6% a 4,8%, lo que significa que para recuperar esa inversión se necesitarán 21 años. Hace una década, eran solo 14 años.

“Hoy es cierto que hay conflictos con los arrendatarios, ya que muchos, debido a la crisis, están teniendo problemas para pagar o simplemente han tenido que abandonar las viviendas”, cuenta el director del Week Inmobiliario. “Eso dificulta las cosas a quienes pensaban pagar el dividendo con el valor del arriendo”.

A pesar de eso, un departamento sigue siendo una gran inversión. “Como hay escasez de vivienda en Chile, una propiedad tendrá plusvalía sí o sí. Comprar una vivienda siempre será mejor que otra inversión, sobre todo ahora, que el mercado financiero está volátil y hay muy pocas certezas”.

Fuente: latercera.com